Los peligros de las dietas que prometen adelgazar rápido

Los peligros de las dietas que prometen adelgazar rápido

Para perder peso se requiere analizar individualmente los hábitos alimentarios y el estilo de vida y corregirlos (en caso que sean incorrectos), mediante un aprendizaje que te ayude a que a medio y largo plazo continúes realizando hábitos saludables, ya que se habrán interiorizados y serán estables. No obstante, en el mercado hay dietas milagro que no siguen estos fundamentos y comportan consecuencias no deseables para la salud.

Con toda la gente que he visto que desea perder peso, sólo veo que lo consiguen aquellos que tienen el deseo, entienden el por qué deben realizar comportamientos saludables como comer bien, llevar una vida más ordenada y activa... y, poco a poco, se acostumbran a hacerlos hasta que, sin darse cuenta, los adquieren como un hábito. Estas personas pierden peso, no lo recuperan y ¡ganan salud para toda la vida! 
La situación al revés, cuando uno no es consciente del por qué debe cambiar sus hábitos por otros más saludables y no realiza este cambio de forma paulatina, provocará que los acabe abandonando, ganando peso y perdiendo salud a corto plazo. Sin embargo, las dietas milagro continúan triunfando y la razón probablemente es porque prometen situaciones muy atrayentes que enganchan: como conseguir bajar peso en muy poco tiempo, ¡y a veces sin esfuerzo! 
Debemos de ser cautos y reflexivos antes de iniciar cualquier dieta, ya que en caso contrario, puede conllevar consecuencias como éstas: 
Alteraciones de salud y enfermedades. Así es: existen muchas dietas tan desequilibradas que pueden provocar enfermedades. Un ejemplo son las dietas hiperproteicas, es decir, muy ricas en proteínas procedentes de carnes, embutidos… y bajas o nulas en hidratos de carbono. Los alimentos prioritarios de este tipo de dieta contienen proteínas, colesterol, ácido úrico o sodio (sal), que aumentan el riesgo de sufrir sobrecarga renal, hipertensión, colesterol alto… Asimismo, las dietas desequilibradas no nos aportan otros nutrientes importantes, lo que pueden provocar anemia, osteoporosis, estreñimiento, pérdida de cabello…
Recuperación del peso e incluso aumento del mismo tras abandonar la dieta. Esto sucede porque el régimen no se hace correctamente. En vez de aprender e ir adquiriendo poco a poco comportamientos saludables hasta que éstos se conviertan en un hábito, si en un plazo de tiempo muy corto se siguen pautas muy estrictas y desequilibradas (dietas hipocalóricas muy drásticas, no se hace ejercicio físico por lo que se reduce mucho el músculo…), cuando se abandona la dieta, se consumen más calorías, el cuerpo gasta menos que antes y se aumenta de peso. 
Mal ejemplo para los niños. Puede parecer una tontería pero, en mi opinión, pienso que no lo es en absoluto. Si se es padre o tutor de niños y adolescentes, se debe dar ejemplo de los hábitos saludables que ellos deberían realizar. Si por el contrario, se realizan dietas desequilibradas, probablemente los niños adoptarán estas creencias falsas o malos hábitos. 
Para evitar estas consecuencias de las dietas milagro, recomiendo ponerse en manos de un dietista-nutricionista, es decir, un profesional diplomado y que pueda realizar una dieta saludable y adaptada a las condiciones y hábitos individuales, así como ir guiando paso a paso los cambios a hacer y aplicarlos de forma paulatina para que el cuerpo los adquiera como suyos y los mantenga en el tiempo. 
Espero que os haya ayudado.
¡Hasta la próxima!
 

Descarga la nueva APP de nootric
Apple Store
Android Store
Nootric app