El consumo de aceite de palma aumenta el riesgo de metástasis

El consumo de aceite de palma aumenta el riesgo de metástasis

Este estudio demostró que unas proteínas (denominadas CD36) sirven de cerradura para el traspaso de ácidos grasos a células tumorales, convirtiéndolas en metastásicas.

El pasado 7 de diciembre se publicaba en la revista científica <<Nature>> un artículo publicado por investigadores españoles del Instituto de Investigación Biomédica de Barcelona (IRB) sobre la influencia de las grasas en la propagación de células cancerígenas, proceso conocido como metástasis.

Este estudio demostró que unas proteínas (denominadas CD36) sirven de cerradura para el traspaso de ácidos grasos a células tumorales, convirtiéndolas en metastásicas, es decir, haciendo que se conviertan en esas células que se desplazan a través del torrente sanguíneo a otros órganos produciendo la metástasis.

Resultó obvio pensar que si se logra bloquear esta vía, se produciría el efecto contrario. Y así fue.

Por otro lado, dio que pensar si el papel de las grasas también es fundamental, y por supuesto que lo es.

Se han hecho diferentes pruebas en ratones, parte de los cuales han seguido una dieta normal y otro grupo una dieta alta en grasas saturadas. Esto mostró resultados que fueron muy contundentes: aquellos ratones que seguían una dieta alta en grasas saturadas, multiplicaban sus posibilidades de tener metástasis y de mayor tamaño.

Esto se puede extrapolar a la situación en humanos, donde el consumo de grasas saturadas y azúcares actualmente está disparado.

Concretamente se observó un tipo de ácido graso saturado ampliamente utilizado en productos procesados, el ácido palmítico, principal componente del aceite de palma y se observó que en el 100% de los casos se producía metástasis.

Este y todos los estudios que se han venido realizando relacionando nuestra dieta con el desarrollo de diferentes tipos de cáncer nos siguen mostrando que llevar una vida sedentaria y con alto consumo de productos procesados es totalmente desaconsejable.

Esta enfermedad no tiene un origen único, es decir, su aparición va a depender de múltiples factores, pero el estilo de vida por suerte es uno de los factores que podemos cambiar y mejorar.

Por eso, no nos cansamos de decir que debemos llevar una vida saludable, alimentarnos a base de productos frescos, de temporada (mejor si son de cercanía), que en nuestro plato predominen los vegetales, las legumbres, las frutas, frutos secos, aceite de oliva virgen extra y cereales o pastas integrales, carnes magras y pescados de calidad. Realizar ejercicio físico a diario, no tiene por qué implicar apuntarse a un gimnasio, simplemente que las horas que dedicas a estar sentado frente a un ordenador o la televisión sean las mínimas, y que tu vida diaria implique movimiento.

 

Descarga la nueva APP de nootric
Apple Store
Android Store
Nootric app